Nuestro primer trío deseado

Aventuras de hace unos años

Somos un pareja que llevamos ya cerca de 25 años casados, es decir ya somos unos maduritos, 48 años ella y yo 50, mi mujer mide 1,60 morena, gordita, una talla de pecho 100, ya algo caídas, un culo apetecible y actualmente el coño completamente depilado, remarco lo de depilado porque fue la causa de nuestro primer trió o como dice mi mujer “mis cuernos consentidos”.

Estábamos de vacaciones en un apartamento de playa y ya habíamos quedado que íbamos a pasar un verano diferente realizando algunas de las fantasías que llevábamos tiempo hablando mientras follamos (hacer un trió, que ella vaya sin bragas, que enseñe las tetas en la playa, que se depile todo el coño, etc.).

El segundo día de playa, mi mujer decidió quitarse la parte de arriba del bañador y estar con las tetas al aire, tetas blancas y una gran aureola que forman sus pezones, tenía un poquito de vergüenza, pero solo fue al principio, ya que a partir de ese día la cosa fue diferente, cuando se daba la protección solar en sus tetas, los pezones se le ponían duros y grandes.

Ese mismo día cuando regresamos de la playa y mientras yo preparaba la comida, mi mujer estuvo en el cuarto de baño bastante tiempo, (se estaba rasurando el coño completamente sin decirme nada), después de comer y tomar nuestro café, como hacíamos cada tarde, me fui a la cama hacer la siesta, ella se queda viendo la televisión.

No lllevaría ni media hora de siesta, cuando entra desnuda en el dormitorio y comienza a tocarme la polla como a ella le gusta, me hago el dormido mientras su boca chupa y chupa, se va dando la vuelta y pone su coño encima de mi boca, comienzo a comérselo, noto que no hay ningún pelo, que lo tiene depilado, como estamos casi a oscuras, enciendo la luz de la mesilla y puede ver tanto su culo como su coño sin pelos, ella me dice.

Que te gusta como lo he dejado.

Mi respuesta es, me encanta.

Ahora tienes un coño y un culo para comérselo y follarlo sin descanso, mientras mi lengua va dejando ensalivado su culo y el coño, tras una buena follada por los dos sitios, le pregunte.

¿Te atrevería a ir a la playa de nudista de la que habíamos hablado y que tenemos relativamente cerca?

Su respuesta es que sí, y me recuerda como estuvo esa mañana en
la playa, todo el tiempo con las tetas al aire.

Y que si íbamos a la playa nudista, se desnudaría completamente.

Yo le comente que ahora tal como tenía el coño con esos labios oscuros y ese clítoris un poquito grande, más de un hombre cuando la viera desnuda se la querrían follar, me contesto, que eso ya se vería.

Al día siguiente fuimos a la playa de nudista, mientras yo colocaba las toallas en una zona donde casi no había gente, mi mujer se quito el bañador, tal como había dicho, se tumbo boca abajo y me pidió que le diera el protector solar para no quemarse. Le llene la espalda de crema y lo fui distribuyendo por todas partes, llegue a su culo y le separe las piernas y darle por la raja del culo, ya note su depilado coño estaba algo mojado, cuando termine, ella se dio la vuelta y comenzó a darse el protector por sus tetas y su coño.

Cuando ella termino, yo me puse boca abajo y me dio crema por toda mi espalda llegando a mi culo, metió un dedo, cosa que ella sabe que me encanta.

El día en playa era muy caluroso, contemplábamos las gentes desnudas que iban de una parte a otra, estando ella sentada y leyendo una revista, un hombre de nuestra edad, puso su toalla muy cercana a nosotros, teniendo el tío una visión completa del coño de mi mujer, cuando se desnudo vi que estaba completamente depilado y con una polla morcillona, pero de buen tamaño.

Lo que a veces pasa, comenzamos a hablar de cosas intrascendentes, yo veía que él no le quitaba los ojos del chumino, y a mi mujer le gustaba como la tenia, por lo que todo llego rodado, el nos dijo que era separado, etc., con la confianza nos fuimos los tres al agua. Allí estuvimos nadando y hablando, yo decidí salir del agua y quedaron ellos un rato mas, cuando salieron yo ya estaba tumbado en la toalla, mi mujer cogió su tolla y se tumbo también, pero junto a Pepe, este le pidió que le diera crema por su espalda y ella arrodillándose junto a él, comenzó a darle crema por la espalda, cuando llego a su culo se lo acaricio como me hacía a mí, metiendo uno de sus dedos en su ano, mi mujer se tumbo y fue Pepe el que comenzó a darle la crema , cuando llego a su culo, con sus dedos le toco bien tocado el ano y el coño, ella gemía un poquito, yo viendo cómo iba la cosa, propuse ir al apartamento a comer.

Al llegar al bloque donde estaba el apartamento, yo los deje y fui al supermercado a comprar algunas bebidas, ya que estaba bastante escaso de ellas, cuando llegue de la compra Pepe estaba en la cocina preparando un pica-pica, mientras mi mujer se estaba duchando, mire el dormitorio y contemple que la cama estaba desecha, así que ya me imagine que tuvieron sus preliminares.

Entre en el cuarto de baño mientras mi mujer se secaba y le pregunte que si mientras yo estuve fuera, Pepe se la había follado, ella sonriendo me toca la frente y me dice.

¿No era esto lo que tú querías, que me follara otro hombre?

Yo le dije que si, y ella me contesto que sí, pero que fue una follada rápida, que después ya vendrá lo bueno.

Comimos y yo como cada tarde les dije que iba a echarme la siesta, ella me dijo que no fuera a nuestro dormitorio, que fuera al de al lado, todo entendido, al rato Pepe y ella se acuestan en nuestra cama, y cuando comienzo a escuchar los ruidos de la cama, me levanto y entro en el dormitorio, donde la veo lamiéndole la polla, en la posición que esta, me acerco y con mi lengua le lamo todo el culo, metiendo mi lengua repetidas veces en su ano.

Ella deja de chupar la polla de Pepe y me dice que le lubrique bien el culo, porque la polla que se va a meter por el culo es más grande que la mía y así no le va hacer daño, sigo lamiendo y le pongo un poco de vasalenia en su ano, con gran maestría coge la polla de Pepe y se la mete en el coño, se la saca y apunta a su ano, aquí le va entrando poco a poco, pero consigue metérsela toda, me aparto a un lado para ver la enculada que le está haciendo, le coge los pezones y se los chupa y con sus dedos se los estira, ella solo sabe que pedirle que no la saque y que se menee mas y que se corra en su culo.

Pepe se corre dentro y cuando se le va quedando morcillona se la saca del ano, ella se queda tumbada encima de Pepe toda abierta de piernas y muy despacio le va saliendo la leche del ano, mientras yo me la estoy meneando, me mira y con cara satisfecha y me dice

¿Por qué no me comes el culo como haces cuando me lo follas?, me puse detrás de ella y comencé a lamerle el culo y la leche que salía del, mientras yo lamia, el se la metió por el coño, con lo que algunas veces mi lengua tocaba su polla, algún comentario tuvo que hacerle al oído, ya que se saco la polla del coño y me la llevo a la boca, diciéndome.

Toma chupa la polla que te ha hecho cornudo, y que va a follar unas cuantas de veces a tu mujer.
Tras unos lametones y varias chupadas, ella se la volvió a meter en el coño, mientras me retiraba, los quede solos y seguí con mi siesta.

Sobre las seis de la tarde, aun seguían en el dormitorio, uno al lado del otro, y le digo a mi mujer que si esa tarde quiere ir a la playa, me dice que no y que si quiero ir yo solo que me fuera, me despedí de Pepe, y dijo que a más tardar sobre las 7 debería marcharse, así que los deje otra vez solos y me fui.

Sobre las 8 de la tarde llegue al apartamento y ya no estaba el, mi mujer estaba en la cocina, preparando la cena y fregando los utensilios de la comida, cuando me acerque a ella, me dio un buen morreo y me dijo que se lo había pasado estupendamente.

Le pregunte si habían quedado para vernos otra vez, y ella levantándose el playero, me enseño un escrito que tenía en su pubis, ponía el número de móvil de Pepe y “limpia el coño”, copie en un papel el número y el dije que había que limpiar el coño como había puesto Pepe. Se sienta encima de la mesa de la cocina y abriendo sus piernas, comienza a salirle la leche, que con mi lengua gustosamente limpie todo su coño.

Le digo que me explique que hicieron cuando yo me fui, pero que me lo explique con todos los detalles. Lo primero que hicieron fue un sesenta y nueve, y cuando Pepe le comía el culo a mi mujer, este le pidió que también ella le comiera el culo, (conmigo nunca lo hizo), ella le lamio y metió su lengua en el culo de Pepe, que como el suyo estaba completamente depilado, entonces me dijo que a lo mejor me comería a mi también el culo cuando me lo depilase. Después de follarla por el culo y el coño, fue cuando le escribió el número de teléfono y el comentario de “limpia el coño”, habían quedado para el próximo viernes que vendría a pasar el fin de sema con nosotros si a mí no me importaba, di mi aprobación y ella se esmero en chupar y lamer mi polla.

Cuando terminamos le dije, y todo esto por depilarte completamente el coño, ella me dijo que a partir de ese día su coño y culo iban a estar libres de pelos, al igual que mi polla y mi culo, lo primero que hizo es que fuera a buscar la espuma de afeitar y la maquinilla que ahora mismo me iba a rasurar todo, y así lo hizo, me dijo que cuando volviéramos de las vacaciones iríamos a un centro de depilación que en nuestra ciudad hay bastantes y bien de precio y que nos depilaríamos, los dos nuestros pubis y anos.

A la mañana siguiente volvimos a la playa nudista y ahora estábamos los dos depilados, algún que otro chico joven más de una foto le hicieron a mi mujer, cuando estaba tendida boca arriba y con las piernas abiertas, espero que al llevar gafas de sol aunque publiquen las fotos en internet no sea reconocida.

PUEDES LEER MAS RELATOS, AQUI

Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en un corazón para puntuar!

Deja un comentario