Muchos de vosotros me conoceis mejor que yo, por lo que me va a ser un poco dificil escribir algo coherente, y que os guste y que ademas desconozcais.
Naci hace 57 años en un pueblecito de Castilla Leon, pero de bien chica me traslade a vivir a Madrid, por lo que me considero madrileña, pero ahora vivo en la costa levantina, concretamente en Alicante
Imagino que lo que os interesa de mi vida, es la parte sexual por tanto, voy a contar todo lo que me ha ocurrido como si esto fuese MI DIARIO INTIMO

Soy la menor de 4 hermanos, 3 chicas y un chico. Con mis hermanas me llevo muchos años de diferencia, concretamente 25 años con la mayor y 13 con la siguiente. El chico, era, y digo era ya que murio, 11 años mayor que yo. Naturalmente mi hermana mayor ya no vivia en casa, puesto que estaba casada. En casa estabamos mi madre, mi hermana y mi hermano. Pues bien, a lo que iba, no recuerdo la edad que yo tenia, pero si que era muy pequeñita. Mi madre trabajaba y mi hermana la ayudaba y yo me quedaba en casa al cuidado de mi hermano. Os decia que era muy pequeña cuando mi hermano aprovechando que estabamos solos en casa, me violo. No se limito a una sola vez, sino que lo hizo un monton de veces, inclusive cuando yo ya era bastante mas mayor y tuve que poner un pestillo en mi habitacion para evitar sus intrusiones. Despues de aquello los hombres me gustaban, pero cuando intentaban meterme mano, algo en mi lo rechazaba. Recuerdo que de bien pequeña en el colegio me masturbaba con las esquinas de los asientos del pupitre. Otras veces me metia la braguita en la raja de mi coñito y sentia un gran placer, pero sin llegar al orgasmo. A los 15 años mas o menos tuve mi primer novio. Todo fue de maravilla hasta que me propuso tener relaciones sexuales. Yo lo rechace. Entonces empece a dudar, ya que tontee con otros chicos, pero no me apetecia hacer el amor con ellos, todo eran roces y besos.


Como digo, empece a dudar sobre mi sexualidad y mis tendencias sexuales. Un verano me fui de vacaciones con una amiga. Fuimos a las Fiestas de un pueblo vecina, y a la vuelta, ibamos un poco bebidas, nos acostamos como cada noche, y sin darnos cuenta estabamos haciendo el amor entre nosotras. Yo de la mejor manera que pude y supe, le di placer, lo mismo que ella a mi. Empezamos rozandonos los pechos de una con los de la otra, asi como acariciandonos las piernas con muchisimo tacto, como no queriendo y el deseo nos invadio a ambas y acabamos tocandonos el pubis y lamiendo y besando nuestros sexos. Su piel era tan suave que con su solo tacto me hacia estremecer. Era un placer muy distinto al del hombre, ya que cada caricia era como tocar terciopelo, y cuanto mas lo tocaba, mas queria tocarlo.

CAPITULO 2

Desde ese dia crei que era lesbiana. En esa epoca yo ya salia con un chico, pero aun no habia mantenido relaciones sexuales con él, por lo tanto, yo creia que mi vida sexual estaba encaminada con las mujeres. Al cabo de seis meses de salir con ese chico, un dia me pidio de ir a su casa. Yo acepte, y cuando llegamos me propuso ir a la cama. Yo me negue, diciendole que no  estaba preparada. Yo crei que se enfadaria y me dejaria, pero no fue asi, sino

que me dijo que no tenia prisa y que caudno yo creyese que lo deseaba, que se lo dijera. Estuvimos como dos semanas yendo a su casa, sin pasar nada de nada. pero una de esas tardes, preparando la cena, puso velas, perfumo la casa, le dio un toque de luz muy romantico. Despues de cenar, me pidio que me quedara a dormir, acepte............ y fue maravilloso. El estaba desnudo en la cama, y yo, imaginaros, ¡¡¡ estaba vestida!!!. Por mi mente paso todo lo que me sucedio de niña y me puse muy nerviosa. El, ni se inmuto, no le dio importancia y me dijo:
- No te preocupes, que no sucedera nada que tu no desees
Entonces yo me deshaogue contandole mi suceso de cuando era niña, y llorando como una madalena, le iba contando paso a paso lo sucedido.
Mientras le contaba lo sucedido, él poco a poco y sin decir nada me iba desnudando. Cuando los dos estivimos completamente desnudos, nos abrazamos y note que algo rozaba mi pierna, note que mi cuerpo empezaba a temblar, no se aun si de miedo o de excitacion. El calor de nuestros cuerpos iba paulatinamente en aumento, y note que su miembro empezaba a ponerse erecto. Yo queria que me penetrara, ya que estab fuera de mi, y como no supe como decirselo, se lo cogi con la mano y lo puse en la entrada de mi coño. Crei que me derretia. No queria que esa noche acabara. Perdi la cuenta de las veces que me corri esa noche.... seis, siete, nueve, doce... la verdad es que no lo s, ya que perdi la cuenta.
Al dia siguiente estaba escocida, y con ganas de repetir. Estaba en el trabajo y me acordaba de lo sucedido y me tenia que ir al servicio para masturbarme. La verdad es que yo siempre he disfrutado mucho masturbandome, tuviese o no relaciones con mis novios. Aun hoy, es rara la tarde que a la hora de la siesta no lo haga, y eso que tengo una vida sexual muy completa y llena, pero es casi una necesidad.  Por esas epocas que estoy contando, me tenia que masturbar dos o tres veces al dia, a pesar de tener relaciones a diario con mi novio. Sobre todo en verano. ¿sabeis que es lo que hacia?, en la playa solia hacer un pequeño montoncito de arena, y boca abajo, frotandome, llegaba a tener varios orgasmos. Cuando habia mucha gente en la palya, iba a las rocas y con el pico de una de ellas, me desahogaba.
Volviendo al novio que me cambio la vida, he de confesaros que es una persona a la que le estoy muy agradecida, pues tuvo muchisima paciencia para que yo aprendiera a disfrutar del sexo como dios manda. Despues de un tiempo de salir con él, lo dejamos, pero despues volvimos de nuevo, ya que no podiamo pasar el uno sin el otro, y sin hacer el amor a diario y en cualquier lugar. Nos daba igual el cine, que el Retiro, que en el coche o en la discoteca. La cuestion era disfrutar el momento Algun tiempo despues, nuestra relacion acabo, por motivos que no viene al caso. Despues de un tiempo conoci a dos amigos
suyos, y por despecho me tire una noche entera follando con ellos. Fue una locura de una sola noche, aunque luego me arrepenti.

CAPITULO 3

Con catorce años trabaja en una fabrica en la que todos eramos mujeres, menos uno que era un chico. Yo estaba locamente enamorada de él, pero él no lo sabia. Su uniforme de trabajo era un mono blanco y un delantal. Iba marcando su paquete, y eso me ponia a mil. Cuanto me hubiese gustado meterme en el servicio y hacerle un favor......... o él a mi, vete tu a saber. Por las noches cuando me acostaba, mis fantasias y mis sueños, eran hacer el amor con él y termianaba siempre masturbandome. Pero ni imaginais con lo que me masturbaba...... con un inhalador Vicks. Os parecera extraño por el tamaño, pero debeis tener en cuenta la edad que tenia y ademas era lo mas parecido a un pene que tenia a mi alcance, y como en el sexo una de las cosas mas importantes es la imaginacion, pues yo me lo pasba en grande. Murio en un accidente de circulacion y lo pase faltal.
A medida que voy escribiendo me voy acordando de cosas de mi niñez. Cuando tenia once años tuve que guardar cama durante año y medio debido a una hepatitis. Me aburria como una ostra. Me fui a vivir con una de mis hermanas ya que mi madre trabajaba. Por las noches los oia hacer al amor, ya que mi habitacion estaba pegada a la de ellos. Yo me ponia a mil, os lo podeis imaginar, y claro, tenia que echar mano al inhalador Vicks para desahogarme.
A los 21 ñoa conoci a un chico y me case con él. Tenemos dos hijos en comun. Nustra relacion sexual no funcionaba mal, pero él tenia unos sueños eroticos que yo no podia llevar a cabo por pudor debido a la juventud y a la falta de confianza. Poco a poco fui entrando en su juego, como comerle la polla o tener relaciones via anal (esto ultimo nunca lo habia practicado). Despues le he cogido mucho gusto a hacerlo analmente. A todo esto yo seguia masturbandome a diario, ya que siempre me excitaba pensar en otro que no fuera mi marido. A principios de casarnos no tenia bastante con él, y me emcapriche de un hombre mayor que yo. Por supuesto que era un conocido (el hermano de mi cuñado) y era un sueño que nunca creia que se fuera a cumplir, ya que para el era una niña y no creia que pudiera estar a su alcance. Al verano sigueinte de casarme, me fui de vacaciones a la playa con mi hermana y mi marido como trabajaba se quedo en Madrid. Me entere que el hermano de mi cuñado tenia que ir al mismo pueblo donde estaban de vacaciones mi hermana, y le pregunte si me podia llevar. Me dijo que si, pero que lo consultara con mi marido. Asi lo hice y no le parecio mala idea. Le llame y quedamos para que me viniera a buscar. Esa noche no pude dormir e lo excitada que estaba. Casi violo a mi marido esa noche.
Por la mañan cuando me vino a buscar, yo llevaba una camiseta muy ajustada con unos vaqueros que me marcaban toda mi rajilla. Yo ya iba toda mojada. Queria probarle. Cuando llevabamos casi medio camino, le dije que tenia sueño. Me aconsejo que echara el asiento hacia atras, y yo no me lo pense dos veces. Mis pezones estaban de punta y como la camiseta era tan ajustada, parecia que no llevara nada. Mi corazon palpitaba de deseo. despues de un buen rato, me dijo:
- O te incorporas, o te violo
Me lo dijo en broma, pero yo pensaba...... pues ya estas tardando
Me incorpore y empezamos a hablar sobre nosotros. Fue un viaje excitante y muy ameno, ya que nos dijimos lo que sentiamos el uno al otro.
Yo llevaba una tienda de campaña, y en broma, me diacia:
- Tendras que dejarme la tienda para dormir - y yo le decia
- Pues la podemos compartir
Yo lo deseaba tanto, como él a mi. 
Al llegar al comping mi cuñado me pidio que durmiera  con ellos, pero yom insiste que queria dormir en mi tienda y que la podia compartir con su hermano sin problema.
Esa noche no hicimos el amor, pero si nos masturbamos el uno al otro. Yo que no puedo eviatr los suspiros, me tenia que tapar con la mano para que mi familia no oyese algun que otro gritito que seguro que se me podia escapar..... y se me escapo.
Por la mañana no me lo podia creer. Me parecia todo un sueño, pero al ver la cara que mi familia ponia, casi se me cae la cara de vergüenza. Yo no queria que ese sueño acabase. Fue bonito mientars duro.
Despues de esas vacaciones, cambio un poco mi vida.

CAPITULO 4

Durante 3 años, nos veiamos todos los fines de semana y buscabamos alguna excusa para quedarnos solos y podernos besar, tocarnos, y hacer el amor en cualquier rincon de la casa muy rapidamente. En fin, echabamos un polvo rapido.
Al año y medio de estar casada, decidi quedarme embarazada y tener un hijo, asi mi vida tendria algun sentido y mi matrimonio mejoraria. Mi marido no era lo que yo creia. Me tenia un poco abandonada sentimentalmente, por eso creo que me refugiaba en el hermano de mi cuñado, ya que al ser mas mayor que yo, me sentia protegida, y lo mas importante de todo........ me escuchaba, ya que mi marido solo pensaba y solo le preocupaban sus amigos, y salir de copas.
Al poco de que mi hijo cumpliera un año, ya volvia estar en estado de otro chico, y decidi romper la relacion con ese hombre.
Despues de tener mi segundo hijo, un dia conoci a una chica que tambien tenia, al igual que yo, dos hijos de mas o menos la
misma edad. Yo estaba pasando un mal momento, ya que mi marido no hacia el mas minimo caso, hasta el punto de que dormiamos separados. Ni siquiera me besaba ni haciamos el amor. Inclusive estando embarazada, me tenia que masturbar, ya que tal como decia, no me hacia el mas minimo caso. Bueno, me masturbe hasta el sexto mes, ya que a partir de entonces perdi el deseo.
Esa amiga que comentaba, la conoci en el paqrue y despues de hablar muchas veces, vimos que teniamos muchas cosas en comun. Dos hijos, la misma edad, el mismo barrio y que nuestros respectivos maridos no nos hacian el mas minimo caso. Los fines de semana los pasbamos juntos, ya que su pareja se pasaba el tiempo con los amigos jugando la partida en el bar y el mio trabajaba como acomodador en un cine. Total que pasabamos muchisimo tiempo juntas.
Despues de un tiempo, como un año mas o menos, me confeso que le gustaba el profesor que tenia de aerobic, y que le gustaria acostase con él, pero no sabia como hacerlo. Una tarde, me sorprendio, ya que me pregunto si a mi me gustaba su marido. Desde luego era un hombre de los que a mi me gustaban, grande, moreno, con mucho vello. Le dije que si, que era muy atractivo, pero a que venia esa pregunta. Me dijo que un dia hablando con él, le pregunto que de todas sus amigas, cual es la que le gustaba mas y con cual le gustaria caostarse si pudiera. Por lo visto, le contesto, que de todas la que mas le gustaba era yo y que le encantaria poder acostarse conmigo, pero que eso era imposible. Total, que me propuso que me acostara con su marido, para asi tenerlo ocupado y ella poder acostarse a su vez con el prefesor de aerobic. Le dije que me lo tenia que pensar, mas que nada para ver si a ella se le olvidaba el tema. Nose le olvido. No paso ni un mes, que volvio a proponermelo..... y yo accedi. 
Me vino abuscar en coche, y me llevo a su casa. A mi me temblaban las piernas, tenia la boca seca, no sabia de que hablar. Llegamos al piso y nos quitamos los abrigos y nos sentamos en el sofa. Me ofrecio una copa y nos pusimos a hablar de nosotros. Le pregunte como se habia fijado en mi y me contesto que no se habia fijado nunca, pero que como su mujer le pregunto con cual de sus amigas le gustaria acostarse, entonces le dijo, creo que con Erika, pero tengo que verla mas veces antes de confirmartelo

CAPITULO 5

Despues de tres cuartos de hora, me dijo
- Tenemos que romper el hielo de alguna manera. Alguno de los dos debe de dar el primer paso - y nos besamos
El beso fue larguisimo, nuestras lenguas se retorcian dentro de nuestras bocas como culebras. Entretanto, él me iba desnudando. Se puso tan nervioso que no atinaba a desabrocharme el sujetador, ya que le broche lo tenia por delante y no lo encontraba. Nos dirigimos a la cama, sin despegar nuestros labios. Una vez en la cama, empezamos a acariciarnos. De repente el separo sus manos de mi cuerpo, se incorporo, y me pregunto
- Realmente deseas estas conmigo en la cama?
- Naturalmente que si - le conteste - sino no hubiese llegado hasta aqui
Hicimos el amor como locos y no se las veces que me pude correr. Perdi la cuenta
Cuando llego la hora de irme, me costo mucho llegar hasta casa, pues habia disfrutado tanto con él, que me parecio una mierda mi marido a su lado. Crei que cuando viese a su mujer no iba a poder decirle lo que habia pasado y lo que habia disfrutado.
Al dia siguiente era domingo y mi amiga y su marido vinieron abuscarnos para ir a tomar el aperitivo. Yo no podia ni mirarles a la cara, por vergüenza hacia ella y por deseo hacia él.
A ella la vi muy contenta y con deseos de preguntarme que tal lo habia pasado. Al final y en un momento que estabamos a solas me lo pregunto. Me dio tanta confianza, que le conte lo que habia ocurrido. Nos hicimos muy buenas miagas, pero yo sentia que la mentia, ya que su marido, despues de aquella tarde, le pidio permiso para volver a verme. Nos vimos a la semana siguiente y otra vez me hizo pasar una tarde de ensueño. Tube la sospecha de que se estaba enamorando de mi, ya que cuando veia a mis hijos los trataba de una forma muy especial. Las mujeres tenemos un sexto sentido para esas cosas.
Entretanto, mi amiga se tiraba a su profesor de aerobic. Su marido no sabia nada, ya que yo nunca se lo conte. Era una cosa entre ella y yo. Con el tiempo no podiamos el uno sin el otro. Un dia, fuimos a la piscina los dos matrimonios con nuestros hijos. Estando alli me excite muchisimo, viendo su cuerpo mojado bajo el sol, tan moreno, y yo a mil superexcitada. Total que tuve que ir a los servicios y masturbarme como una loca con el spray del bronceador. Como era domingo, mi marido trabaja por las tardes y por tanto se fue despues de comer. Nosotros tres, sobre las seis, nos fuimos a mi casa y duchamos a los niños, les dimos de merendar y nos acostamos a echar una pequeña siesta. Al levantarnos nos duchamos uno detras de otro. Como mi amiga es muy blanquita de piel, se quemo con el sol y me pidio que le echara un poco de crema hidratante y que de paso le diera un masaje. Naturalmente se lo di, y al darle la vuelta y ponerse boca arriba, me dijo:
- No se que me pasa que estoy excitada. Mira que mojada estoy - llevandome mis dedos a su coño.
Su marido que estaba alli, nos cogio a las dos de la mano y nos llevo a la cama, con que hicimos un estupendo trio. Mi primer trio de verdad. La verdad esw que fue una gozada, como si lo hiciesemos cada dia.
A partir de ahi, el me visitaba cada dia. Eramos inseparables. Un dia que mi marido se fue a Salamanca con los niños a pasar unos dias en casa de sus padres, y que yo tuve que quedarme ya que trabajaba, me fui a su casa y dormi con ellos. No hicimos nada, pero él, que estaba entre las dos, se paso toda la noche excitado poniendome su polla en mi coño y rozandose conmigo.
Por la mañana mi amiga tenia que llevar a los niños al colegio, y solo salir por la puerta, estabamos follando como locos, hasta el punto que llegue a pensar que me oian desde la calle, ya que yop soy muy escandalosa. Cuando ella llego, el se ducho, mientras yo me hacia la dormida para que no sospechara nada.

CAPITULO 6

Con el tiempo a base de tratalos, me percate de que no traba bien a mi amiga, a su esposa. No sabia si es que la habia dejado de querer, o bien era su forma de ser. Ella me contaba que sus relaciones sexuales eran buenas. Yo no acababa de enterlo, ya que entre nosotros, habia sexo a diario. Tenian un bar en el barrio, y por las tardes, despues de la comida, él se iba a casa a descansar y a echar la siesta...... Jaja, la siesta. Menudas tardes nos pasabamos. Eran de puro sexo.
Hubo una trifulca bastante grande entre el matrimonio. A mi amiga casi la echa de casa, y eso a mi me supo muy mal, y decidi dejarle, no verle mas, pero fue imposible, ya que cada dia llamaba a mi puerta y no sabia decirle que no pasara. En una ocasion vino por la tarde. Era un dia que mis hijos estaban de vacaciones en casa de mis suegros y  mi marido estaba haciendo un curso con los amigos. Se presento de sorpresa, sin esperalo. Le hice pasar y nos sentamos en el sofa y estuvimos hablando de su forma de tratar a su mujer. Acabamos en la cama. De repente oimos la puerta. Yo nerviosa perida, me escondi detras de la puerta de la habitacion, ya que no se me ocurrio nada mas. Era mi marido. El, se quedo en la cama, ya que tampoco supo como reaccionar. Mi marido entro en la habitacion y exclamo
- ¿que haceis? - yo le conteste
- Teniamos calor y nos hemos echado un poco - naturalmente no se lo creyo
 
Tuvimos una pequeña charla y logre convencerlo de que las apareciencias engañan y poco a poco se le paso el enfado. Vino otra tarde y nos quedamos en el sofa, pero sin darnos cuenta y enfrascados en nuestras cosas, se nos hizo de noche. Ni siquiera pensamos en encender la luz, y sin esperarnoslo, llego mi marido y entro al comedor, y cuando nos vio, dijo:
- ¿que pasa, que os lo habeis tomado  por costumbre?
- Solo queria pedirte disculpas por lo del otro dia - le dijo el amigo.
Desde ese dia mi marido venia antes a casa y ya no estaba tanto con los amigos. Pero yo le seguia viendo a otras horas. La verdad es que estabamos algo encoñados el uno por el otro. Estuvimos casi 5 años saliendo y follando como locos, hasta que termine por darme cuenta de quen no valia la pena, pero un verano convencio a su mijer (mi amiga) que se fuera de vacaciones con su madre y los niños, y que yo le ayudaria en el bar
La semana que mi amiga estuvo fuera, descubri el tipo de persona que era. Me regañaba por todo, nada estaba bien, no entendia que yo no tenia porque saber nada de hosteleria, ya que nunca habia pisado un bar sino para tomar algo. Un dia me enfade y le deje colgado con las cosas a medio hacer, pero no se digno llamarme ni para pedirme disculpas ni para ver si estaba bien. Pero como me sentia obligada, ya que le habia prometido a mi amiga que lo ayudaria, al dia siguiente volvi al bar, y sin dirigirle la palabra hice lo que pude. A los dos dias volvio mi amiga de vacaciones. Yo actue como si nada hubiese pasado, pero cuando la cosa se enfrio y tuve la oportunidad se lo dije. El, estaba raro conmigo, como si yo fuese la culpable de aquel incidente. Total que estube unos dias sin aparecer por el bar. Dias despues llamo a ki casa como si nada hubiese pasado. Yo me mostre fria e indiferente, y él con mucho tacto, me pidio perdon. Despues de aquello, yo le plantee el dejar de vernos, sde cortar nuestra relacion. Me pidio que por lo menos nos viesemos sin ningun proposito, y asi fue hasta que solo se limitaba a sentarse en un banco frente a mi casa para ver si podia verme entrar o salir.
Unos meses despues de esto me llamo sobre las 9 de la noche y me pidio que pasara por el bar, que estaba solo y queria verme. Fui, y como una loba cai en sus brazos. Le deseaba tanto, que sobre la encimera del bar follamos como dos posesos. Esa fue la ultima vez que lo hicimos.

CAPITULO 7

Despues de un periodo de varios años, harta de que mi marido salira todos los fines de semana con sus amigos, le propuse que me dejara salir algun sabado a bailar con una amiga. No se nego, sino todo lo contrario. Cene en casa de mi amiga, bueno, en realidad era compañera de trabajo. A eso de las 12 de noche nos fuimos a una discoteca de su barrio, y ¡ cual no seria mi sorpresa! que alli estaba mi marido con un compañero de trabajo. Por una parte me gusto, pero por otra me senti controlada. El sabia que me gusta bailar con locura. Total, que me dijo que actuara como si el no estuviera. La verdad es que me sorprendio lo que hizo. Se paso todo el tiempo hablando con mi amiga y bailando lentos, como si yo no existiera, y entre broma y broma terminamos en piso de mi compañera los tres. Le comento que yo era muy celosa y me pregunto si podia acostarse con ella. Empezo a tocarle un pecho, y ella pensando que a mi no me importaba, ya que yo no hacia nada, terminamos los tres en la cama. Me sentia muy rara y extraña de hacer eso en presencia de mi marido, pero queria que viviera la experiencia de estar con dos mujeres en la cama, ya que era una de sus grandes fantasias. Pero, la verdad es que me senti rechazada, ya que como un perro salido, la perseguia por toda la habitacion, ya que ella queria salir a buscar algo de beber. Al verlo en esa situacion, los deje solos, pero a los veinte minutos, ella me vino a buscar, y me dijo que si yo no estaba de acuerdo, no haria nada con mi marido.
Total, que nos pasamos la poca noche que nos quedaba, casi discutiendo, y por la mañana cuando llegamos a casa y le conte como habia actuado, me dijo que no se acordaba de nada y que lo mio eran celos.
Despues de un tiempo, un dia aprecio por casa con un compañero nuevo de trabajo mas joven que nosotros. Hicimos muy buenas migas y casi todos los fines de semana venia a casa a tomarse una copa. Una de esas noches, estabamos algo bebidos y empezamos a juguetear, a tirarnos papeles y hacernos cosquillas. Eso a mi marido le divertia, y como el que no quiere la cosa, empezamos a tocarnos y nos fuimos a la cama los tres. Mi marido estaba superexcitado y le propuso hacer un trio y que empezara él conmigo. Asi paso, me follo delante de mi marido, y yo al ver que el se masturbaba mientras su compañero me estaba follando, yo me solte y chille y me retorci, y disfrute como hacia tiempo no lo habia hecho. Me corri 4 veces en muy poco tiempo y moje literalmente las sabanas, con mis jugos. Pero, de pronto me sorprendi, al ver que queria meter mano a mi marido. Mi marido se mosqueo y se nego. Entonces nos confeso que era gay. Yo me quede helada. Acababa de echarme un polvo enorme un gay
De todas maneras yo me lo pase muy bien, y desde entonces hicimos una muy buena amistad, y nunca volvio a pasar nada ni volvimos a hablar del tema. Para mi fue una experiencia mas.
Despues de tres o cuatro años, una amiga que hacia años que no nos veiamos, me invito a salir una noche a bailar. Fuimos a un Pub del centro y me presento a unos amigos. Ella como siempre con sus bromas, quiso que uno de ellos se fijara en mi, diciendo que era muy buena chica, muy simpatica, que estaba muy buena. En fin, salimos a bailar y al acabar la noche, nosotras nos fuimos a casa y ellos a la suya.
Al cabo de dos semanas despues, volviamos al mismo Pub y alli estaban sus amigos en la barra. Nosotras no dijimos nada y nos sentamos en un sofa. Ellos al descubrirnos sentadas, se acercaron a saludarnos y uno de ellos se sento a mi lado y me pregutno que como no habia vuelto antes por alli. Yo le dije que estaba casada que no salia con mucha frecuencia. Propuso el irnos a bailar todos, y asi lo hicimos. Al salir me ofrecio un cigarrillo y me miro a los ojos como si me quisiera decir algo, pero se corto, y seguimos caminando uno al lado del otro. Mi corazon empezo a latir muy deprisa, pues esa mirada suya, me dejo como hipnotizada. Al bajar las escaleras, se paro delante de mi, y yo que bajaba un poco distraida, me cai encima suyo. Se dio la vuelta y me dijo:
- Bailamos?
Me fui con el a la pista, sin acordarme de mi amiga, que la habia dejado colgada en la escalera con mi abrigo y mi bolso. Yo no tenia control en esos momentos. Me senti tan a gusto que no pensaba en nada ni en nadie, solo en mi y en mi entrepierna que empezaba a rezumar

CAPITULO 8

Bailamos varias piezas, en las que yo estaba en el septimo cielo. Yo estaba empapada y notaba como mis jugos resbalaban por mis muslos, ya que los que me conoceis un poco, sabeis que casi nunca uso ropa interior. De prnto me dijo:
- Nos sentamos?
Y asi fue, me cogio por el hombro, y como si fueramos una parejita de novios (o al menos asi me sinti yo) nos dirijimos a uno de los sofas y alli nos besamos apasionadamente. Mi amiga se hacia cruces y nos dijo:
- Oye, que era broma. No sabia que os lo ibais a tomar tan en serio.
La noche paso rapidamente, o al menos a mi lo parecio. El, queria acompañarse a casa con el coche, pero le dije que mejor que no. Eso si, me acompaño a buscar un taxi, y al despedirnos nos dimos un beso tan largo, que mi amiga nos tuvo que separar.
Esa semana no hacia mas que pensar en él. Cuando llego el fin de semana, yo no podia volver a pedirle a mi marido que me dejara salir. Le dije a mi amiga, que si le veia que le diera recuerdos mios.
El lunes vino mi amiga y me dijo que le habia visto y que le pidio que le llamara. Le habia dado su telefono. Yo lo queria pensar muy bien antes de llamarle, pero no podia de dejar de pensar en él
A la siguiente semana, teniamos una cena mi marido y yo con unos amigos. Yo le propuse que despoues de cenar, el se quedara con ellos, pues yo habia quedado con mi amiga en un Pub para tomar una copa. Me acompaño hasta el metro y alli nos separamos. Cuando llegue al Pub, él ya estaba alli con sus amigos y con mi amiga que me dijo:
- Supongo que no te sabra mal que le haya llamado y le haya dicho que ibas a venir.
Se giro y vino hacia mi, como una flecha. Yo me mostre un poco distante, ya que sus amigos sabian que yo estaba casada. Salimos de alli al poco rato, ya que queriamos estar solos y hablar. Nos fuimos a una disco cercana y nos pasamos la mayoria del tiempo hablando de mi relacion con mi marido y mis hijos, pues él no sabia que yo tenia 2 hijos. Eso le fastidio bastante.
Nos gustabamos y estabamos muy a gusto juntos, pero yo queria que terminara antes de que nos emcapricharamos el unom por el otro.
Cuando me acompaño al taxi, le propuso el no velver a vernos. Yo no podia creer lo que estaba viendo. Se puso a llorar como un chiquillo y pidiendome por favor que no lo dejaramos y que haria todo lo que yo quisiera.
Entonces fue cuando le dije que queria dejar a mi marido, pero no de esa manera, ya que mis hijos eran aun muy pequeños.
Yo estaba deseando que sonara el telefono, pero no me llamo en toda la semana, y yo tampoco le llame. Llego el sabado por la mañana y me llamo, pidiendome vernos, ya que no podia pasar mas sin verme. Le dije que no, ya que me parecia un poco egosita por mi parte, decile a mi mardo que me dejara salir otra vez.
El lunes le llame yo al trabajo, y quedamos en vernos por la tarde. Despues de esa tarde, vinieraon muchisimas tardes mas que nos veiamos.
Empezamos a hacer planes para un futuro. Un sabado que por la noche teniamos un cumpleaños de un amigo de mi marido, fuimos a celebrarlo. Yo me sentia muy incomoda, ya que le echaba mucho de menos, y ademas mi marido tenia una borrachera de campeonato y coqueteaba con todas las chicas que se le ponian por delante. Me acerque y le dije al oido que me iba a buscar a mi amiga al Pub, pues el cumpleaños me aburria, y asi puede escaparme otra vez.
Cuando llegue, alli estaba él y se puso contentisimo de verme, tanto que nos fuimos. Cogimos el coche y nos fuimos por la zona de El pardo. Alli, dentro del coche, por primera vez, hicimos el amor. Fue totalmente imprevisto, llevado por el momento y las circunstacias, ya que ninguno de los dos lo habiamos previsto. Me llevo a casa, y al despedirnos, me dijo que lo que peor llevaba era separarse de mi, y dejarse en casa para que me acostara con mi marido. Esto a él, le quitaba el sueño.
A la semana mas o menos, volvimos a quedar, a la salida de una estacion de metro. Quedamos a las 11 de la mañana, pero eran ya las 11,3o y no habia a parecido. Yo no sabia que hacer. A eso de las 12 del mediodia, aparecio. Yo muy cabreada le dije de todo, ya que antes habia llamado a su casa y su madre me dijo que se fue a las 10. Me comento que se le estropeo el coche y no sabia como localizarme. Luego, ya mas tranquilo, me dijo que queria dejarlo porque nos estabamos haciendo daño y él no soportaba que yo me acostara con mi marido. Sentia celos de él, ya que yo tenia que cumplir con mis obligaciones de esposa. Por mucho que yo le dijese, que yo a quien queria era a él, y lo que hacia, era porque de momento no lo podia eludir, no lo acababa de digerir.
Quedamos en que durante un tiempo no nos veriamos. Nos limitabamos a llamarnos por telefono.

CAPITULO 9

Pero nos queriamos y nos seguimos viendo. Aprovechando que por las tardes llevaba a mis hijos a natacion, estabamos juntos la hora y media que duraba el curso de los niños.
Me las apañe para poder salir un sabado por la noche, que coincidio que era su cumpleaños. Nos fuimos a cenar a un restaurante, y mientras cenabamos me propuso que al terminar fuesemos a un hotel. Acepte, naturalmente. En el camino yo iba superexcitada, que digo?...... supermojadisima, ya que le deseaba con todas mis fuerzas.
Al llegar a la habitacion, yo me imaginaba que me tiraria encima de la cama y alli me poseeria como un loco, pero nada mas lejos de la realidad, poco a poco se fue desnudando, y guardando su ropa en el armario, como si lo hubiesemos hecho toda la vida y como si no tuviese prisa.
Eso me enfrio un poco, ya que cuando el termino de desnudarse, pense que me desnudaria poco a poco, besando cada milimetro de mi piel, pero me dijo:
- ¿Aun estas asi?
Me costo un poco excitarme otra vez, ya que parecia como si le diera vergüenza. Al final hicimos el amor, y al terminar, me fui a duchar y logicamente, mi piel quedo fria. Al volver a la cama me refugie en sus brazos para encontrar algo de calor, y exclamo:
- ¡¡ Coño, estas helada. No te arrimes tanto que me quedare yo frio tambien!!
Esto me molesto bastante y no volvimos a tener sexo en toda la noche. 
Me acompaño a casa y en el camino no tuvimos ningun tipo de comentario, como si lo tuviesemos todo dicho. Nos despedimos con un beso en los labios y no nos volvimos a llamar durante un tiempo.
Al cabo de unas semanas me llamo al trabajo y le dije de todo. Lo mas bonito fue, que era un "calientacoños". Me dio su explicacion. Me dijo que tenia mucho miedo a que me quedara embarazada, pues creia que tenia un hijo con una novia que habia tenido.
Por lo visto la chica no le dijo nada y al cabo de tres años coincidio con ella y la vio con un niño que justo tenia el tiempo  que cuando ellos se habian dejado, y esto le tenia muy marcado.
La verdad es que por mi parte, la relacion se habia enfriado. Dejamos de vernos, pero no de llamarnos. Despues de unos 6 meses, un dia sali como mi amiga a bailar y nos pasamos por el Pub que el solia frecuentar. Me lleve una sorpresa, ya que estaba con una chica, que segun sus amigos era su novia. En una de las ocasiones en que fue al servicio, le segui para poderle preguntar que era de su vida. No se lo que se penso, pero huyo de mi, pidiendome que no le atosigara.
Pocas semanas despues me encontre con uno de sus amigos y me dijo que se casaba. Yo me quede perpleja.
La verdadera sorpresa fue que al cabo de mes y medio me llamo. Acababa de llegar de luna de miel. Decia que me seguia queriendo y que tenia unas ganas locas de verme. A mi tambien me hubiese gustado verle, pero me hice la dura y le dije que eso era imposible, ya que ya tenia lo que siempre habia buscado.
Paso año y medio y un dia volvimos a quedar. Estaba muy cambiado, ya que habia perdido casi todo elm cabello, sinembargo, reconozco que me dio mucha alegria verle. Me cogio de la mano y mi corazon empezo a latir, pero cuando quiso besarme, me negue, ya que en ese momento me di cuenta de que ya nio me pertenecia. Hablamos de nuestras cosas, de los felices que fuimos mientras duro y me dijo que no me olvidaria nunca. La verdad es que eso se dice siempre.
Transcurrido un tiempo, casi dos años, una de las noches que sali, conoci a un hombre que me cayo muy bien. Estaba separado y nos pasamos casi toda la noche hablando de su separacion y de mi matrimonio. El tiempo se nos paso tan rapido que llegue a mi casa a las 9,30 de la mañana, ya que cuando salimos de la disco nos fuimos a un bar a tomar cafe. Mi marido tenia un cabreo monumental, asi que le demostre lo mal que yo lo solia pasar cuando el llegaba a la mañana siguiente de haber salido de juerga.
Nos volvimos a ver a los dos dias de conocernos. Por entonces, yo estaba estudiando, y ese dia no fui a clase, y casualmente, mi marido y mis hijos fueron a buscarme ese dia. Cuando llegue a casa, mi marido, lo rimero que me dijo fue:
- ¿Donde has estado?
Yo como me oli algo, le dije que habia estado en el cumpleaños de una de mis compañeras y que habiamos ido a merendar y tomar unos cafes. Despues, cuando estuvimos a solas, le conte la verdad, que habia estado con un chico que habia conocido en la disco y que era amigo de mi amiga, pero que no habia pasado nada de nada, ya que nos habiamos pasado la tarde en una cafeteria de Atocha hablando de nosotros.
Le llame de otra vez para quedar antes de ir a clase y le conte lo sucedido. Desde entonces no he vuelto a saber nada de él.